Seguidores

Bienvenid@s.En este blog tratamos de seleccionar, analizar y difundir la información útil de actualidad desde el compromiso con valores que priman la justicia social y la igualdad de todas las personas. Intentamos eludir la censura que muchas empresas editoras aplican a sus propios contenidos periodísticos para que no entorpezcan sus objetivos económicos y/o políticos. Necesitamos una nueva forma de transmitir la información y este puede ser un buen formato para empezar de nuevo...

lunes, 25 de junio de 2007

Una cosa no siempre lleva a la otra

Debemos andar con precaución con las opiniones que leemos/escuchamos. Lo más importante es ser consciente en todo momento que lo que se está leyendo/oyendo proviene de personas de carne y hueso, como nosotros. En segundo lugar, leer sólo aquellas opiniones que están vertidas en un contexto en el que queda claro que se trata de una opinión. La opinión es útil como un elemento más de valoración, siempre que sepamos contextualizara bien como lo que es: el argumentario de una parte con o sin intereses directos en el asunto.

Hoy llamo la atención sobre una opinión claramente desafortunada. Un editorial de El País sobre la muerte de 6 soldados españoles de misión en Líbano, termina diciendo que se trata de "un tributo que hay que saber pagar" por parte de una "potencia europea, octava economía mundial".

Con independencia de que se comparta o no la necesidad de mandar tropas a Líbano, lo que está claro incluso para el lector más despistado es que tener una economía saneada no explica ni justifica bajo ningún comcepto que haya que mandar tropas a morir y/o matar a ningún sitio.

Este argumento peca de atribuir el bienestar económico a un determinado modelo de liderazgo basado en el uso de la fuerza militar, cuyo máximo exponente son países anglosajones. Y, por ejemplo, en el caso de España, esto no es así. España siempre ha prosperado en paz y con respeto.