Seguidores

Bienvenid@s.En este blog tratamos de seleccionar, analizar y difundir la información útil de actualidad desde el compromiso con valores que priman la justicia social y la igualdad de todas las personas. Intentamos eludir la censura que muchas empresas editoras aplican a sus propios contenidos periodísticos para que no entorpezcan sus objetivos económicos y/o políticos. Necesitamos una nueva forma de transmitir la información y este puede ser un buen formato para empezar de nuevo...

jueves, 26 de junio de 2008

Yo quiero ser como Albert Cossery

Amigs, ha llegado el verano y abro con algo refrescante: El País publica hoy (26 de junio) una necrológica fascinante: la de Albert Cossery, un escritor egipcio de lengua francesa que el periodista califica como "Príncipe de la pereza". Ha muerto a los 94 años, muy pronto, algo debió no hacer bien del todo. Os resumo su vida: el trabajo pesado más largo que tuvo en su vida fue segundo de a bordo en un mercante egipcio durante la segunda guerra mundial. El resto del tiempo lo pasó escribiendo poco y viviendo mucho la vida. Escribió obras maestras a un ritmo de dos frases por semana. Tardaba una media de 10 años en escribir un libro. Su habilidad es heredada: su padre, rentista, tenía como principal ocupación leer el periódico, lo cual fue siempre objeto de enorme fascinación por parte de su hijo, tanto que convirtió este arte no sólo en un modo de vida sino en tema principal de sus obras.

Hasta la posguerra vivió en El Cairo, pero entonces se trasladó a París, más que nada para "seducir a las chicas más atractivas" en compañía de otro monstruo de la literatura existencialista, Albert Camus y de otros amiguetes como Lawrence Durrell, o Jean Genet. Desde ese momento, y hasta su muerte hace unos días, ha vivido siempre en una habitación del hotel La Louisiane, en la capital francesa.

Nunca ha poseido nada, ni siuquiera un coche. "¿Para qué", solía decir, "me basta mi habitación de hotel". Todo lo que tenía eran varios trajes impecables con los que paseaba y veía pasar la vida con un cigarrillo entre los labios y un pañuelo emergiendo del bolsillo superior de la chaqueta. Sus novelas e historias siempre están llenos de mendigos, prostitutas, ladrones, barrenderos, todos ellos dotados de distinción principesca, y de un arrollador menosprecio por la riqueza. Una de sus obras maestras es La Maison de la mort certaine (la casa de la muerte segura), que trata de una bronca entre ricos inútiles y filódofos gandules.

En fin, para mí ha sido un regalo conocerle, compraré rápidamente alguno de sus libros. Espero que os guste como a mí.

jueves, 19 de junio de 2008

Europa aprueba el "Guantánamo" de los inmigrantes

La Eurocámara aprobó ayer una directiva por la que cualquier país de la UE puede mantener detenidos sin cargos durante 18 meses a los inmigrantes que han entrado en el país sin papeles. La medida es una bomba de racimo contra los derechos humanos de estas personas. Por ejemplo, no fija un plazo másximo para que el juez se haga cargo del detenido, que se preveía fuera de 72 horas. Simplemente dice que se hará "lo antes posible". Lo más increíble es que la simple masificación de un determinado centro de internamiento será causa justificada para retrasar la intervención judicial sobre los detenidos y también para rebajar la calidad de vida en el internado, es decir, para rebajarla dignidad de los seres humanos allí encerrados.

De esta manera, los estados pueden utilizar como un arma "disuasoria" para estas personas el hecho de masificar y endurecer las condiciones de vida de los centros. Una norma racista, cruel, inhumana, injusta, arbitraria de este corte ¿es la que realmente quieren los europeos? Esto la han aprobado parlamentarios que se supone que nos representan. Ruego tomen nota de esto y no lo olviden, porque en el pasado todo un pueblo se justificó diciendo: "es que no lo sabíamos". No basta con no saberlo para dormir tranquilos. Hay que averiguarlo y denunciarlo.

lunes, 16 de junio de 2008

Nos roban nuestros derechos

Amig@s,hoy retomo el pulso bloguero con renovado frenesí para dar cuenta de los últimos acontecimientos en ese proyecto de anulación política de la voluntad popular que está resultando (al menos tal cual se está fabricando y gestionando actualmente) la Unión política Europea. Los irlandeses, mediante referendum, le han vuelto a dar un corte de mangas mayúsculo a ese proyecto que en realidad sacraliza el libre mercado por encima de todas las cosas y no admite ni la posibilidad de que las personas podamos plantearnos un nuevo escenario económico en el que poder fabricar un mundo económicamente menos agresivo.

Pero como el No de Irlanda al tratado de Lisboa no estaba en el guión, ahí andan todos los políticos europeos tratando de recomponer la cosa para que salga adelante algo que mucha gente en Europa no quiere. Se han llegado a hacer propuestas que de no ser tan patéticas nos habrían parecido hilarantes, como esas respuestas surrealistas a los exámenes de los colegios que circulan por ahí. Traigo aquí los mejores ejemplos: unos piensan que sería bueno repetir el referendum, o sea, lo hacemos hasta que salga que sí. Hay ocurrencias más imaginativas: como por ejemplo, aprobar el tratado y prsionar luego a Irlanada para que lo firme. Y también hay algunos que piensan en hacer una especie de "tratado a la carta" para Irlanda: no se coma el pavo, pero por lo menos acabe la ensalada.

La razón del no es sencilla: la Unión política de Europa, esa pretendida constitución europea, está diseñada por multinacionales, grandes grupos capitalistas, bancos etc... los ciudadanos no quieren esto. Muchas personas han luchado mucho y han perdido mucho como para haber aprendido que los derechos sociales que ellos han logrado para todos nosotros han costado sangre. Pero lo más importante no es eso, lo más importante es que en otros tiempos cuendo nos robaban, al menos nos enterábamos. Ahora nos quitan nuestros derechos con formol.

De esos neoladrones ha partido la última: aprobar la jornada laboral de 60 horas semanales. Y ha partido de Francia, nada menos. Los gobiernos francés e italiano acaban de formar una coalición siniestra para desterrar del todo el espíritu de libertad y de dignidad que tanto nos aportaron, al menos los franceses, en otros tiempos. Que vuelva la dignidad en el trabajo, por favor, que vuelva la dignidad a tantos sitios, donde se ha perdido...

miércoles, 4 de junio de 2008

Otra técnica de comunicación política: el Storytelling o la "Emoción pública"

Dedico especialmente esta entrada a los más interesados en las herramientas de la comunicación pública. A veces he escrito por aquí sobre las teorías de la comunicación moderna de George Lakoff, el que descubrió que la extrema derecha estaba ganando la batalla de la comunicación política en Estados Unidos y otros países mediante un sofisticado montaje de marcos conceptuales y su apoyo en medios de comunicación y centros de pensamiento a la medida (think tanks).

He leído recientemente una entrevista con el escritor francés Christian Salmon, que expone sus teorías sobre el nuevo lenguaje de comunicación de los políticos: el "Storytelling" (literalmente, el cuentacuentos).

Según Salmon, la mayoría de los políticos de hoy tienen que vencer el gran obstáculo de que su poder real (ya lo estén ejerciendo, ya aspiren a él) está ampliamente sobrepasado por otros organismos e instituciones. Difícilmente se pueden colocar promesas de mejoras creíbles cuando cada vez es más evidente que los efectos negativos de las crisis etc... dependen de factores que ellos no quieren o pueden controlar. Unas cuantas instituciones son el referente del poder real en el mundo, pero el resto de instituciones políticas, los demás representantes públicos del mundo, ¿qué van a poder contarle a la gente para recibir sus votos?

La respuesta es un cuento emocionante. Sí, tal cual. Dice Salmon que el discurso político hoy sólo tiene posibilidad de ser escuchado si se presenta como una historia heroica más que como una letanía de promesas o mensajes. La narración es un valor añadido fácilmente digerible que se ve obligado a irrumpir entre reality shows, Internet, TV por cable etc...La peligrosidad del storytelling es que pretende ocupar una porcón de tarta del mercado que han generado estos medios de comunicación, quieren, necesitan ser un contenido más, el contenido más interesante de la programación. Salmon lo resume muy bien así: "hemos pasado de la era de la opinión pública a la de la emoción pública". Lo que cuenta no es el debate y la confrontación de ideas, sino el de las emociones.

¿Cómo reconocemos el uso de esta técnica? Sarkozy, Barak Obama y Hillary Clinton son ejemplos de políticos que se empezando a apoyar claramente en el storytelling como herramienta para obtener los votos. La gente no vota sus programas ni sus ideas, vota sus historias. No digamos la pugna Obama/Clinton: una pura y mera campaña emocional.