Seguidores

Bienvenid@s.En este blog tratamos de seleccionar, analizar y difundir la información útil de actualidad desde el compromiso con valores que priman la justicia social y la igualdad de todas las personas. Intentamos eludir la censura que muchas empresas editoras aplican a sus propios contenidos periodísticos para que no entorpezcan sus objetivos económicos y/o políticos. Necesitamos una nueva forma de transmitir la información y este puede ser un buen formato para empezar de nuevo...

jueves, 24 de julio de 2008

¿Bendita crisis?

Hace unos meses publiqué una entrada que trataba sobre la posibilidad de que una crisis económica como la que nos están vendiendo sea una buena oportunidad de cambio. Quiero incidir sobre ello ahora que he leido otros escritos por ahí que ahondan en esa línea.

John ha enviado una interesante reflexión de un experimentado investigador científico sobre la crisis energética, que es por tanto también una crisis del modelo de sociedad basado en el abuso de los combustibles fóisiles, modelo hoy sostenido por el petroleo.

En resumen, este investigador nos cuenta que ese modelo ha sido injustamente barato durante el último siglo, y lo ha sido porque unas cuantas multinacionales apoyadas por los Gobiernos de sus países han conseguido mantener precios de risa para un recurso tan escaso y tan efectivo. En cuanto unos cuantos países productores han conseguido romper (primero en la crisis de 1973 y ahora en esta) la voluntad de las "siete hermanas" (siete multinacionales que lograron mantener el precio del barril a 2 dólares durante casi un siglo entero), ha salido a flote la verdad: estábamos derrochando un recurso del que ya hemos consumido la mitad del existente en el planeta. En resumen: el modelo de sociedad capitalista actual se acaba, pero se acaba ya, no dentro de tres siglos.

Pero esto no es malo, porque el sistema, tal y como estaba concebido, está a punto de acabar con el planeta. Hemos apostado por un modelo de crecimiento económico sin medida, de tirar hacia adelante sin mirar cómo lo arrasamos todo.

La anterior crisis energética, la de 1973, se medio solucionó, dice este señor, porque las petroleras se pusieron como locas a invertir en tecnología para extrarer petróleo de los sitios a los que antes no se llegaba. Lograron poner un poco más de petroleo en el mercado, pan para hoy, hambre para mañana. Comenzó una carrera agónica en la que vivimos hoy y que se saldará en los próximos meses o años con explotación hasta la muerte del polo norte,añado yo.

Lo que dice este hombre y decimos otros muchos es que ha llegado el momento de cambiar de sistema, buscar otras fuentes de energía que serán menos potentes y eficaces si las analizamos desde el punto de vista del consumo inmediato, pero el truco está en no necesitar tanto, y no necesitaremos tanto si nuestra forma de vida, el sistema etc... es diferente, menos dependiente del derroche energético. Más de carril bici, vamos. Ya no se trata de que la gente se conciencie, los gobiernos tienen que decirle ya a la gente que no podemos seguir este modelo, que realmente se ha acabado. El problema es que no lo quieren decir claro.

El petroleo es un lujo,porque su coste es incalculable:¿cuánto vale degradar irremediablemente nuestro planeta? Esto se ha acabado, pero nos estamos enterando de una forma cobarde: nadie nos lo va a decir directamente a la cara: simplemente viene una crisis "tremenda". El que sea incapaz de vivir sin tener un supertelevisor, sin un coche fantástico etc... sufrirá graves problemas de adaptación. Los demás, si no hay cruentas guerras de por medio, lo pasaremos mucho mejor.

Desgraciadamente el especulador seguirá existiendo, porque se nutre de la necesidad de mucha gente. Como muchos querrán seguir tenendo un coche bueno, los especuladores se lo venderán junto con el tanque de gasolina al precio de una hipoteca gigantesca. Pero el aire estará más limpio, que es lo que a mí me importa. Bueno, hasta aquí el sueño. ¿Quién se abona?

lunes, 21 de julio de 2008

Mentes retorcidas

Amig@s, está cayendo en mis manos últimamente un poco de pornografía política internacional. Voy a hacer, contrariamente a lo acostumbrado, una anti-recomendación. Como algun@ de vosotr@s sois especialmente vicios@s, seguro que correis al kisoco a comprar lo que no recomiendo. Esta vez me parece bien, pero siempre que sepamos controlar y no nos enganchemos demasiado, así que, venga, hoy al recreo.

Hay una serie de revistas de contenido político muy comunes en países como Estados Unidos y que son una especie de prolongación de los famosos Think tanks de los que habla George Lakoff en su "No pienses en un elefante". Si quereis encontrar un buen ejemplar, ahí teneis "Foreign Policy" (Hay edición española), que por sólo 6 euros del ala, dedica casi todas sus páginas a ofrecer opiniones, reportajes y puntos de vistas que normalmente te dejan ese regustillo de "aquí me la están metiendo a ver si la saco antes de que sea demasiado tarde". Porque su táctica es un poco opusina ¿se dice así?, en el sentido de que al principio te parece que te están contando un pasteleo modernillo socialdemócrata tipo El País, o una cancioncilla monjil inocente y de repente, en el segundo o tercer párrafo, ¡zas! aparece el diablillo fascistoide retrógrado besando niños.

¿Ya teneis el Foreign Policy de agosto/septiembre en la mano? Bien, voy a serviros de guía de este tratado de política ultraliberal/ultraderechista, pero desde el cariño ¿eh?.

Siguiendo esta perversa idea de no recomendar, invito a no leer activamente(es decir, si se hace, hay que hacerlo bien, soltando improperios y rompiendo objetos de escaso valor)un presunto reportaje titulado "Los nuevos colonizadores". Cuando leí el título pensé que no era precisamente un alarde de originalidad, pero aún no sospechaba que la fruta prohibida estaba en el texto...el reportaje trataba sobre...¡las ONG! La tesis que sostiene ese alma caritativa que firma el artículo es que la mayoría de las ONG en realidad son una especie de cáncer muy dañino para muchos países porque, claro, como ayudan a cambio de nada, se mal acostumbran los pobres y así no prosperan. Es que los pobres son así, siempre empecinados en ser cada día más miserables. "Esconda ese mendrugo de pan, ¿no ve que el niño lo va a ver, se lo va a querer comer y así no será nunca un ciudadano libre y demócrata y no lo vamos a poder reclutar para llevar la democracia a otros países más míseros todavía?" imagino en boca del autor, permítanme la licencia. Lo mejor de todo es que por ahí cerca anda una página de publicidad del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación hablando de lo bien que coopera España en la lucha contra la pobreza.

El artículo que ha quedado en segundo lugar de este número ha hecho también méritos para ser el primero, pero ya sabeis que sólo puede ganar uno. Se trata de un ranking de países que no ha hecho bien los deberes y por eso ahora tienen una inflación enorme, y eso sólo se remedia haciendo bien las cosas. "Pues dígame cómo debemos hacer bien las cosas, hombre", pregunto yo ávidamente. "Está bien", responde el lumbrera de este artículo: "deje de equiparar el crecimiento de los salarios con el de la inflación, leñe. Que se empobrezca la gente, que son unos gandules", viene a decir.

Muy interesante (y confieso que esta vez me costó darme cuenta hasta que la tenía ya muy dentro) es una comparativa entre el auge económico de China y el de la India. La conclusión es que los dos crecen a lo bestia, pero la India crece un poco más...porque es una democracia. Se le olvida al autor añadir que además China es un poco rojilla, pero bueno, este reportaje merece premio porque camufla mucho y no se ve venir el palo hasta que ya es tarde.

Obra maestra del género de crear opiniones imposibles en la gente es una crítica a la famosa alianza de civilizaciones de Annan/Zapatero/el turco. La tesis de fondo es muy coincidente con la del primer reportaje del que hemos hablado: Sí, el de las ONG asesinas. En este caso dice la autora que la Alianza de Civilizacones no sirve porque al recrearse en las cosas que podemos tener en común Oriente y Occidente, corremos serio riesgo de no ver las grandes diferencias que nos separan, y, claro, dejamos de ver a los terroristas islámicos y la cagamos, el enemigo nos aplasta. Os regalo una de las perlas del artículo, que dejo en literal porque yo no puedo superarla: "A pesar de las pruebas del declive en las relaciones entre Occidente y el mundo islámico, aún no existe una estrategia eficaz para tratar con los musulmanes", dice esta Thinktankeriana que es miembra de una fundación que se supone sabe de musulmanes.

No os canso más, pero no digais que os aburrís en verano, con la de cositas que podemos ver y leer para estar todo el día cabreados.

Un besito

martes, 15 de julio de 2008

Está naciendo una estrella

Amig@s, está naciendo una estrella. La joven realizadora Carmen Ibáñez está a punto de estrenar su primer documental. Ibañez llega para contribuir a que un género cinematográfico considerado hasta hace poco por la crítica como menor pueda triunfar en un mercado vendido a las grandes producciones de Hollywood. Hace semanas que se agotaron las entradas para el estreno de su opera prima, que tendrá lugar en cuestión de días. Un trabajo que ha llevado en secreto, tanto, que ni siquiera sabemos el título. Pero hay pistas: Ibáñez va a centrar nuestra mirada sobre...la mirada.

Si el éxito profesional de Carmen Ibáñez está a punto de llegar, el personal ya lo ha logrado por su firmeza en mantener su apuesta. Como otros grandes triunfadores, Carmen Ibáñez ha tenido que sortear incertidumbres, dudas y tentaciones de diversa índole, ha doblegado el miedo al riesgo para poder consagrarse a su vocación. Dejó la Sevilla que la encumbró profesionalmente como periodista para perseguir su sueño precisamente en su ciudad natal, Madrid. Ni siquiera una tentadora oferta profesional junto al Guadalquivir la ha distraído de su verdadero objetivo, es decir, el de la cámara.

Tras ella encontraremos no sólo a una magnífica realizadora cinematográfica, sino también a una gran periodista. La conjunción de ambas disciplinas en las manos de Carmen son una garantía de calidad en sus producciones.

Quedaos con este nombre, porque así, cuando suene en los festivales, siempre podremos tirarnos el moco: "¡Ah, Carmen Ibáñez, una gran amiga mía!" Así que cámara....¡Acción!

lunes, 14 de julio de 2008

El buen periodismo sigue en retroceso

Hola, amig@s, recuperamos hoy la vieja disgresión sobre el presente y futuro del periodismo. El avanzado estado de descomposición de este antiguo contrapoder queda una vez más en evidencia en la apertura de El País de hoy, lunes 14 de julio. Una macroencuesta del periódico dice que Zapatero tiene baja valoración pública por la gestión de la crisis etc...pero no nos engañemos. La intención del periódico no es informar sobre este hecho, ni aún menos, darle ventaja a la oposición del PP.

El verdadero motivo del despliegue de este periódico es dar alas al candidatro oficial del grupo Prisa, que se llama Alberto Ruiz Gallardón, señalado como "delfín" por el dueño de este grupo mediático poco antes de morir. Prisa quiere un presidente del Gobierno de "derecha moderada", que no le ponga freno a sus demandas, y ahí siguen echándole gasolina a su candidato. El País ha roto definitivamente una frontera que antes no osaba cruzar por puro rubor: la de la auténtica independencia (al menos su búsqueda), palabra que ha reirado de su clásico eslogan ("Diario Independiente de la mañana") y ha sustituido por la palabra global ("El periódico global en español"). Todo un símbolo: lo que nos está diciendo este periódico es que les importa más su "pegada" en el mercado mundial como producto que informar a la gente. Lo que quiere El País es influencia. decir la verdad es otro cantar. Seremos honestos: hay que decir que todavía le queda una buena legión de buenos periodistas escondidos en los despachos anexos y dentro de la redacción.Pero el equipo directivo....

Creo que es importante decir claramente las cosas para que la gente, cuando lea este periódico, sepa almenos que sus opiniones y noticias pueden estar contaminadas por este posicionamiento en favor de un determinado candidato.

El periodismo existirá siempre, como decía Bécquer de la poesía, ya sabemos, podrá no haber poetas pero siempre habrá poesía. Pero a los periodistas becquerianos tendremos que buscarlos en otros foros. Ya no se hallan en los medios de comunicación de masas.

miércoles, 2 de julio de 2008

Solo hay un gran culpable: el temible especulador

Amig@s: Dicen que hay una crisis mundial y muchos interesados se están lanzando ya a degüello a culpar a los productores de cosas: a los que fabrican biodiesel, a los productores de petroleo, etc...y no es que todos estos sean hermanas de la caridad, es que su negocio no les da para montar una gran crisis planetaria.

En cambio el portador de ese dedito acusador que tanto señala a los del biodiesel, a la OPEP etc.... ese sí que la está montando, y a plena conciencia. Por eso su delito (lo es, algún día un tribunal hará justicia, pido yo) es mucho peor: porque es tan cobarde y tiene tan pocos escrúpulos que encima trata de camuflarse acusando a otros. Se trata del especulador. El especulador de hoy, ya lo hemos contado, es un tipo que no es experto en ningún mercado en concreto. Es experto en reventar todos los mercados que pueda.

Celebro que El País de hoy haya dado la palabra a uno de los atacados, y que le haya dado nada menos que la apertura de Economía. Recomiendo por tanto la entrevista que le hacen a toda página al Secretario General de la OPEP, Abdalla Salem El-Badri. Este señor al menos se quita el dedito acusador y arremete contra los verdaderos culpables de que los precios del petróleo, alimentos y muchas otras cosas estén por las nubes. El titular de la entrevista ya es muy elocuente y muy acertado: "Muchos se están haciendo ricos con el mito de que falta petróleo". Si a este titular le quitamos la palabra petroleo y ponemos en su lugar: trigo, maíz, viviendas etc.... nos encontramos de bruces con el verdadero problema: que hay un nuevo mercado dominante que pretende ejercer su poder sobre todos los demás: es el sector financiero perfectamente manipulado por especuladores que se mueven como pez en el agua por los mercados de futuros. (Inciso: un mercado de futuros es siempre un mercado de materias primas. El juego, porque es un juego como la ruleta, consiste en comprar una determinada cantidad de producción al precio que ambas partes acuerden que tendría esa misma cantidad de producción en el mercado dentro de, por ejemplo, un año. Es decir, es apostar, una porra. El margen diferencial es ganancia de un especulador. Los mejores croupiers-especuladores se embolsan cantidades indecentes de dinero. El precio al consumo se dispara).

De todos modos extraigo aquí algunos de los comentarios de Abdalla, porque conviene que tengamos datos que avalan otras teorías distintas a las que acusan a la OPEP de que son malvados y nos cierran el grifo del petroleo. Por ejemplo, dice que hasta ahora no hay nadie haciendo cola por petroleo, la demanda está satisfecha. El problema es el precio. Primer punto a favor: efectivamente, si el problema fuese que la OPEP saca poco petroleo a los mercados, se producirían un fenómeno de desabastecimiento, y se verían las colas (en sentido real o figurado). Es un buen indicativo. El dato: la OPEP aporta exactamente el 40% de la producción mundial, y eso no ha cambiado. Entonces será que lo que ha cambiado es otra cosa ¿no?

Otra perla: hay que olvidarse de que "las siete hermanas" (7 multinacionales que hasta los setenta tenían una influencia determinante en el precio del petroleo) vayan a resucitar. Conviven con grandes industrias nacionales (por ejemplo, aunque no la cite, la venezolana PDVSA) y por tanto ya no puede venir un país e imponer el precio que le conviene.

Es curioso, pero el Congreso de Estados Unidos quiere que se lleve a los tribunales a los países de la OPEP por no ajustar su producción a las necesidades del mercado. Y aquí Abdalla, da de nuevo en el clavo: "con el boicot a Libia, el boicot a Irán y la guerra de Irak", Estados Unidos está impidiendo que 5 o 6 millones de barriles diarios llegen al mercado. Más claro, el agua.