Seguidores

Bienvenid@s.En este blog tratamos de seleccionar, analizar y difundir la información útil de actualidad desde el compromiso con valores que priman la justicia social y la igualdad de todas las personas. Intentamos eludir la censura que muchas empresas editoras aplican a sus propios contenidos periodísticos para que no entorpezcan sus objetivos económicos y/o políticos. Necesitamos una nueva forma de transmitir la información y este puede ser un buen formato para empezar de nuevo...

lunes, 21 de julio de 2008

Mentes retorcidas

Amig@s, está cayendo en mis manos últimamente un poco de pornografía política internacional. Voy a hacer, contrariamente a lo acostumbrado, una anti-recomendación. Como algun@ de vosotr@s sois especialmente vicios@s, seguro que correis al kisoco a comprar lo que no recomiendo. Esta vez me parece bien, pero siempre que sepamos controlar y no nos enganchemos demasiado, así que, venga, hoy al recreo.

Hay una serie de revistas de contenido político muy comunes en países como Estados Unidos y que son una especie de prolongación de los famosos Think tanks de los que habla George Lakoff en su "No pienses en un elefante". Si quereis encontrar un buen ejemplar, ahí teneis "Foreign Policy" (Hay edición española), que por sólo 6 euros del ala, dedica casi todas sus páginas a ofrecer opiniones, reportajes y puntos de vistas que normalmente te dejan ese regustillo de "aquí me la están metiendo a ver si la saco antes de que sea demasiado tarde". Porque su táctica es un poco opusina ¿se dice así?, en el sentido de que al principio te parece que te están contando un pasteleo modernillo socialdemócrata tipo El País, o una cancioncilla monjil inocente y de repente, en el segundo o tercer párrafo, ¡zas! aparece el diablillo fascistoide retrógrado besando niños.

¿Ya teneis el Foreign Policy de agosto/septiembre en la mano? Bien, voy a serviros de guía de este tratado de política ultraliberal/ultraderechista, pero desde el cariño ¿eh?.

Siguiendo esta perversa idea de no recomendar, invito a no leer activamente(es decir, si se hace, hay que hacerlo bien, soltando improperios y rompiendo objetos de escaso valor)un presunto reportaje titulado "Los nuevos colonizadores". Cuando leí el título pensé que no era precisamente un alarde de originalidad, pero aún no sospechaba que la fruta prohibida estaba en el texto...el reportaje trataba sobre...¡las ONG! La tesis que sostiene ese alma caritativa que firma el artículo es que la mayoría de las ONG en realidad son una especie de cáncer muy dañino para muchos países porque, claro, como ayudan a cambio de nada, se mal acostumbran los pobres y así no prosperan. Es que los pobres son así, siempre empecinados en ser cada día más miserables. "Esconda ese mendrugo de pan, ¿no ve que el niño lo va a ver, se lo va a querer comer y así no será nunca un ciudadano libre y demócrata y no lo vamos a poder reclutar para llevar la democracia a otros países más míseros todavía?" imagino en boca del autor, permítanme la licencia. Lo mejor de todo es que por ahí cerca anda una página de publicidad del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación hablando de lo bien que coopera España en la lucha contra la pobreza.

El artículo que ha quedado en segundo lugar de este número ha hecho también méritos para ser el primero, pero ya sabeis que sólo puede ganar uno. Se trata de un ranking de países que no ha hecho bien los deberes y por eso ahora tienen una inflación enorme, y eso sólo se remedia haciendo bien las cosas. "Pues dígame cómo debemos hacer bien las cosas, hombre", pregunto yo ávidamente. "Está bien", responde el lumbrera de este artículo: "deje de equiparar el crecimiento de los salarios con el de la inflación, leñe. Que se empobrezca la gente, que son unos gandules", viene a decir.

Muy interesante (y confieso que esta vez me costó darme cuenta hasta que la tenía ya muy dentro) es una comparativa entre el auge económico de China y el de la India. La conclusión es que los dos crecen a lo bestia, pero la India crece un poco más...porque es una democracia. Se le olvida al autor añadir que además China es un poco rojilla, pero bueno, este reportaje merece premio porque camufla mucho y no se ve venir el palo hasta que ya es tarde.

Obra maestra del género de crear opiniones imposibles en la gente es una crítica a la famosa alianza de civilizaciones de Annan/Zapatero/el turco. La tesis de fondo es muy coincidente con la del primer reportaje del que hemos hablado: Sí, el de las ONG asesinas. En este caso dice la autora que la Alianza de Civilizacones no sirve porque al recrearse en las cosas que podemos tener en común Oriente y Occidente, corremos serio riesgo de no ver las grandes diferencias que nos separan, y, claro, dejamos de ver a los terroristas islámicos y la cagamos, el enemigo nos aplasta. Os regalo una de las perlas del artículo, que dejo en literal porque yo no puedo superarla: "A pesar de las pruebas del declive en las relaciones entre Occidente y el mundo islámico, aún no existe una estrategia eficaz para tratar con los musulmanes", dice esta Thinktankeriana que es miembra de una fundación que se supone sabe de musulmanes.

No os canso más, pero no digais que os aburrís en verano, con la de cositas que podemos ver y leer para estar todo el día cabreados.

Un besito

No hay comentarios: