Seguidores

Bienvenid@s.En este blog tratamos de seleccionar, analizar y difundir la información útil de actualidad desde el compromiso con valores que priman la justicia social y la igualdad de todas las personas. Intentamos eludir la censura que muchas empresas editoras aplican a sus propios contenidos periodísticos para que no entorpezcan sus objetivos económicos y/o políticos. Necesitamos una nueva forma de transmitir la información y este puede ser un buen formato para empezar de nuevo...

martes, 11 de marzo de 2008

Elecciones 2008: un bipartidismo injusto

El titular que extraigo del resultado de las elecciones generales de 2008 es que se está abriendo paso en España un bipartidismo ya prácticamente irreversible y además injusto. Este sistema nos aproxima al modelo estadounidense, que se caracteriza por la práctica ausencia de diferenciación ideológica entre los dos grandes rivales que se turnan en el poder, cuyo ideario podíamos llamar abiertamente de derechas, según los (todavía) parámetros políticos europeos.

Lo veníamos avisando en entradas anteriores. El modelo es injusto por dos motivos:

Primero, porque el sistema electoral, como ya hemos contado, no da igual valor a todos los votos. La concentración de un cierto número de votos en un determinado territorio otorga más escaños que el tener el electorado repartido por toda la geografía nacional. Los partidos nacionalistas y autonomistas, por un lado, y los que tienen éxito en zonas poco pobladas por otro, juegan con ventaja. En estas elecciones esta ventaja ha sido espectacular. Aquí están los datos:

Izquierda Unida ha sido, con casi un 4% de los votos, cerca de 1 millón, la tercera fuerza más votada de España. En número de escaños es la octava. El PNV, con 300.000 votos (el 1,20%), ha obtenido 7 escaños. No estamos discutiendo por un escaño arriba o abajo. El BNG ha obtenido 3 escaños (1 más que IU) con 200.000 votos, es decir, con 5 veces menos votos que IU. La fuerza política que ha obtenido un número de votos semejante a IU, ha sido CiU, con unos 800.000 votos (3%). La diferencia está en los escaños, la formación catalana ha obtenido nada menos que 11 escaños, es decir, ha multiplicado casi por 4 los escaños de IU contando con menos votos.

Está claro que hay que cambiar ya la ley electoral. Porque lo que está sucediendo por el momento es que el voto del votante de IU hoy en día vale menos que el de ninguna otra formación política. Es una gran injusticia para casi 1 millón de votantes de este país.

El sistema bipartidista al que nos dirigimos también es injusto por su tratamiento en los medios de comunicación. La ley electoral establece (está obligada a ello) un control permamente de la presencia de las formaciones políticas en los medios de comujnicación para evitar precisamente la presencia excesiva en las teles de un determinado partido sobre los otros en tiempos de campaña, ya que esto otorgaría una ventaja electoral casi insalvable. Se tiene especialmente en cuenta que el Gobierno no pueda realizar grandes actos de inauguración en días previos a los comicios. Se hace un reparto de espacios gratuitos de publicidad en la televisión estatal, se controla el tiempo que se da a cada partido en los telediarios. Pero aún nadie ha sabido explicar por qué hay que hacer una gran excepción con el famoso debate entre el PSOE y el PP. La emisión de 2 debates entre los líderes de ambas formaciones ha sido absolutamente determinante para volcar la correlación de posibilidades electorales definitivamente hacia el modelo bipartidista. Y lo hemos sufrido claramente en estas elecciones, una de las más bipolares de la Historia de la democracia española.

PP y PSOE han sumado en estas elecciones aproximadamente un 84% de los votos, casi un 4% más que en las de 2004. No olvidemos que ya en aquellas se sufrió un proceso polarizante, ya que tras el atentado del 11-M y las mentiras vertiginosas del partido gobernante entonces al respecto, gran parte del electorado acudió a votar a los socialistas con el objetivo de quitar al PP del Gobierno. En este proceso ya sufrieron los demás partidos políticos.

Los ciudadanos nos merecemos una mayor representatividad de las distintas opciones políticas, debemos estimar más la riqueza de la pluralidadpolítica. No debemos caser en los mismos errores que han cometido los que nos precedieron. ¿Para qué queremos el aburrido sistema electoral americano?

1 comentario:

Guiomar dijo...

Si el sistema fuera justo se tendría:

* 1 persona = 1 voto
* 25.514.671 votos = 350 escaños
* 72.900 votos = 1 escaño
* IU = 963.040 votos
* IU = 13 escaños

Sin embargo, se tiene que conformar con 2 escaños a precio de oro.