Seguidores

Bienvenid@s.En este blog tratamos de seleccionar, analizar y difundir la información útil de actualidad desde el compromiso con valores que priman la justicia social y la igualdad de todas las personas. Intentamos eludir la censura que muchas empresas editoras aplican a sus propios contenidos periodísticos para que no entorpezcan sus objetivos económicos y/o políticos. Necesitamos una nueva forma de transmitir la información y este puede ser un buen formato para empezar de nuevo...

lunes, 26 de enero de 2009

Cuidado con el negacionismo del holocausto

Benedicto XVI, que no da puntada sin hilo, ha rehabilitado al historiador William Williamson. La noticia no figura como la más grande en los principlaes medios pero sí aparece suficientemente contada. Williamson niega las dimensiones millonarias que la historia oficial ha venido dando del holocausto cometido contra los judíos por los nazis. Junto con este señor, la iglesia católica y diversas autoridades religiosas de otros países mantienen viva una teoría negacionsita del holocausto. No es casualidad que ahora el ultra ortodoxo Papa alemán Ratzinger rehabilite a los negacionistas. En mi opinión, esta teoría, mal administrada, puede servir de mucha ayuda a los sionistas (aquellos que defienden que el Estado de Israel está por encima de los derechos del pueblo palestino a vivir en paz en su tierra) en su intento por demostrar que está rebrotando el antisemitismo en el mundo.

Entendería el negacionismo si se basara en una cuestión de mentira pura y dura. Pero no lo entiendo si el propio Williamson reconoce que las víctimas de los nazis pudieron ser 300.000 en vez de 6 millones. ¿Realmente sería menos abominable que los nazis hubieran asesinado a 300.000 personas? Puestas en fila siguen siendo muchas. Por otra parte, existieran o no las cámaras de gas, como defiende Richardson, el maltrato humano que los nazis dieron en muchos países de Europa a los judíos está debidamente documentado por millones de escritos,grabaciones etc...pero, sobre todo, por la experiencia física de personas de carne y hueso, muchas de ellas muy conocidas antes de ser perseguidas, torturadas y asesinadas (o no)y que dejaron debida constancia documental de su sufrimiento.

Recomiendo a los que quieran tener una evidencia impactante de este extremo, que lea el libro de Irène Némirovsky, "Suite francesa". En este libro, la ya entonces famosa escritora Nèmirovsky deja constancia de cómo, poco a poco, la sociedad francesa en la que vivía plenamente integrada le fue haciendo cada día la vida más difícil hasta que un día la entregó sin más al proyecto nazi de exterminio. Acabó su vida en el temible Auswitch junto con otros muchos (¿300.000, 2 millones?) y, con ella, sepultaron un montón de proyectos felices de una escritora en auge. En su agonía cotidiana, su familia llegó a convertirse apresuradamente al catolicismo para sobrevivir. Lógicamente, no pudo terminar el libro. "Suite francesa", que es además una crítica ácida a la hipocresía de toda una sociedad que la abandonó al poder del más fuerte, íba a tener cinco partes. Nèmirovsky sólo pudo escribir dos.

Mientras nos enredamos en una discusión numérica, estamos olvidando algo muy importante: se están cometiendo otros exterminios en el mundo actual y no estamos haciendo lo suficiente para evitarlo. Hay un principio psiquiátrico que dice que un maltratado tiene muchas posibilidades de repetir en otros los malos tratos recibidos. Parece que a los pueblos les puede ocurrir lo mismo. Creo que es más útil esta teoría si queremos acabar con el holocausto que se está cometiendo contra los palestinos.

1 comentario:

Ale dijo...

Completamente de acuerdo contigo... seguimos recordando y llorando las víctimas del holocausto judío, mientras negamos el holocausto palestino a manos israelíes... esto se llama hipocresía...