Seguidores

Bienvenid@s.En este blog tratamos de seleccionar, analizar y difundir la información útil de actualidad desde el compromiso con valores que priman la justicia social y la igualdad de todas las personas. Intentamos eludir la censura que muchas empresas editoras aplican a sus propios contenidos periodísticos para que no entorpezcan sus objetivos económicos y/o políticos. Necesitamos una nueva forma de transmitir la información y este puede ser un buen formato para empezar de nuevo...

jueves, 15 de enero de 2009

Nuestra leyes persiguen la negación del genocidio

Una nueva Ley europea contra el racismo y la xenofobia ha sido aprobada y posteriormente completada por la Comisión Europea con un régimen sancionador que reserva más de tres años de cárcel a los que incurran en delitos que se puedan considerar xenófobos o racistas. Dentro de esa defición, los legisladores se han cuidado de incluir como delito "la apología pública, la negación o la trivialización flagrante de los crímenes de genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra..." en conexión y coordinación con la definición de la Corte Penal Internacional.

El artículo 6 del Estatuto de la Corte Penal Internacional confiere a esta institución jurisdicción respecto al genocidio tal como se define en el artículo II de la Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio, de 1948. Ahí se establece que si se cometen crímenes con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, pueden constituir genocidio los siguientes actos:

-Matanza de miembros de un grupo.
-Lesión grave a la integridad física o mental de miembros de un grupo.
-Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial.
-Medidas destinadas a impedir nacimientos en el seno del grupo.
-Traslado por la fuerza de niños de un grupo a otro grupo.

A pocos se nos escapa que la definición recogida por la Corte Penal Internacional (que bebe directamente de la decretada en 1948, tras el genocidio cometido por los nazis contra los judíos) se dirige e perseguir a los llamados "negacionistas del holocausto", es decir, a aquellas personas o grupos que niegan que los nazis cometiesen semejante atrocidad.

Pero eso no quita que estos supuestos se están produciendo actualmente en Oriente Medio, y nadie parece darse por aludido. Es posible que haya ya, por lo tanto, un resquicio tanto por la vía penal internacional como por la legislación de la UE para exigir a nuestras autoridades que apliquen nuestas leyes contra los que niegan el genocidio que se está cometiendo contra los palestinos. La política exterior de nuestros países no puede ir nunca en contra de nuestras propias leyes.

Mi propuesta es que iniciemos una campaña para que bajo ese epígafre pueda ser igualmente juzgado y condenado aquel que aún mantenga ideas como que el genocidio cometido en Palestina es un simple acto de guerra cometido en legítima defensa, o que los niños palestinos mueren porque los usan como escudos humanos.

No hay comentarios: