Seguidores

Bienvenid@s.En este blog tratamos de seleccionar, analizar y difundir la información útil de actualidad desde el compromiso con valores que priman la justicia social y la igualdad de todas las personas. Intentamos eludir la censura que muchas empresas editoras aplican a sus propios contenidos periodísticos para que no entorpezcan sus objetivos económicos y/o políticos. Necesitamos una nueva forma de transmitir la información y este puede ser un buen formato para empezar de nuevo...

miércoles, 14 de enero de 2009

Roma no paga a traidores

Cuántos ejemplos tiene la Historia que anticipan la decepción que debe de estar sufriendo en estos momentos el ex presidente del Gobierno, José María A*nar. Su dueño, el presidente americano a punto de irse por la trastienda, acaba de hacer un último esfuerzo para pagar a sus más íntimos compinches los favores recibidos. Ha reunido en Washingt*n al primer ministro británico, Tony Bla*r, al colombiano, Álvaro Ur*be y al australiano, John How*rd, y les ha entregado una de las más distinguidas condecoraciones de Estados Un*dos.

Azn*r, el conejito de Duracell de la guerra contra Irak, no estaba en ese acto. El amo al que tanto ha hecho la pelota ni siquiera lo ha considerado tan importante como el australiano, que ni siquiera tuvo que hacerse la famosa foto de las Azores, como "potencia atacante".

Desde el punto de vista de la rentabilidad personal, el apoyo de Aznar a la guerra contra el pueblo de Irak también ha sido, pues, completamente inútil. El daño sufrido por el pueblo iraquí y también por el pueblo español como consecuencia de su irresponsable apoyo a un conflicto bélico declarado ilegal por la ONU, se ha quedado en nada, no ha recibido ni las caricias de despedida de su amo. Se ha derramado sangre por una improbable perspectiva de promoción personal.

Esto demuestra cuán peligroso e indigno es no tenerse respeto a sí mismo. Azn*r no se respetaba a sí mismo, y así es imposible respetar a nadie, y mucho menos, que te respeten. Así se paga esa alianza servil con el amo. Pero esto ya estaba inventado hace muchos siglos, con el "Roma no paga a traidores" con que despachaban los romanos (antes de echarlos a los leones)a los traidores de otro ejército que trataban de venderles secretos del enemigo.

No hay comentarios: