Seguidores

Bienvenid@s.En este blog tratamos de seleccionar, analizar y difundir la información útil de actualidad desde el compromiso con valores que priman la justicia social y la igualdad de todas las personas. Intentamos eludir la censura que muchas empresas editoras aplican a sus propios contenidos periodísticos para que no entorpezcan sus objetivos económicos y/o políticos. Necesitamos una nueva forma de transmitir la información y este puede ser un buen formato para empezar de nuevo...

miércoles, 28 de mayo de 2008

Ataque a la alimentación sana

Amig@s, cambiamos un poco el tercio aunque en el fondo siempre hablamos de lo mismo: de defendernos para que no nos tomen demasiado el pelo. Estoy leyendo hoy en algunos medios una curiosa bronca. Por un lado están los partidarios de una alimentación sana, inteligente, respetuosa con uno mismo, con los demás y con el Medio Ambiente, respetuosa con los recursos alimentarios y sobre todo respetuosa con la diversidad alimentaria.

En el otro campo juega esencialmente la nueva cocina española representada por una serie de chefs de tanto prestigio internacional que ya algunos de sus nombres nos suenan tanto como los deportistas de élite.

Uno de estos chefs, llamado Santi Santamaría, ha tenido la decencia de desmarcarse del resto de sus colegas y ha criticado públicamente el uso de condimentos poco saludables en la nuevas recetas "deconstruidas" etc...de estos cocineros. Ha defendido en su nuevo libro un concepto de alimentación sana frente a una creciente tendencia de esta nueva y muy pujante industria alimentaria española a apoyarse en condimentos químicos posiblemente perniciosos. El pobre chef ha recibido como respuesta varapalos desde todos los medios de comunicación. Hoy El Periódico de Catalunya le dedica nada menos que la portada, ¡y qué portada terrible! (le acusan de abusar de los mismos métodos en una especie de trabajo de investigación), y todo el mundo en su sector le ha retirado su apoyo públicamente, a través de declaraciones en casi todos los medios.

De nuevo ha sido la fuerza descomunal de los intereses económicos de una industria la que ha eliminado cualquier posibilidad de debate. Incluso la organización Slow Food, famosa por defender los valores de la alimentación tradicional, lenta, ecológica, etc... se ha sumado al ataque despiadado montado contra el chef díscolo. Muchos medios han convertido al cocinero disidente en una especie de quintacolumnista de la poderosa industria alimentaria francesa, que sin duda, tan perniciosa como la española, estará disfrutando de la bronca.


En fin, ahí lo dejo.

No hay comentarios: