Seguidores

Bienvenid@s.En este blog tratamos de seleccionar, analizar y difundir la información útil de actualidad desde el compromiso con valores que priman la justicia social y la igualdad de todas las personas. Intentamos eludir la censura que muchas empresas editoras aplican a sus propios contenidos periodísticos para que no entorpezcan sus objetivos económicos y/o políticos. Necesitamos una nueva forma de transmitir la información y este puede ser un buen formato para empezar de nuevo...

lunes, 10 de noviembre de 2008

¿Comprará Ob*ma el "New, New Deal?"

A todo Roosevelt le llega su Keynes. Al "revolucionario" Ob*ma, al Ché de camiseta de Tommy Hilfiger, le ha salido el suyo: el nobel de Economía, Paul Krugman. En un artículo que publicó ayer El País (pero supongo que habrá sido publicado en todo el mundo), Krugman se vende a sí mismo ante el primer jefe negro de la tribu americana como su Keynes particular del siglo XXI. O sea, el economista de cabecera sobre el que edificar el nuevo imperio, un imperio mucho más amable, progresita, caballeroso, simpático y atento (pero Imperio, claro).

Krugman se postula como ariete de una especie de socialdemocracia progresista o algo así, a la americana. Un tierno sucesor de Keynes, necesario para sacar a Am*rica del lodazal. Lo mejor del artículo de Krugman, aparte de postularse directamente y sin complejos como el nuevo Keynes de Ob*ma, es que advierte al nuevo presidente que no se deje intimidar por los que quieren que deje pasar la legislatura en blanco, como un jefe mediocre. Le urge a tomar "drásticas" medidas sociales, que beneficien directamente a la población, como medicina para la recuperación económica. Krugman ha tenido que rescatar unas palabras pronunciadas hace muchos años por Roosevelt, que hoy son un dardo en la diana: "Siempre hemos sabido que el interés egoísta e irresponsable era malo desde el punto de vista moral; ahora sabemos que es malo desde el punto de vista económico". Esta frase significa no sólo que la sociedad americana y por tanto mundial ya vivió un cataclismo como este, sino, lo que es peor, fue consciente del problema. Y digo que es peor porque eso significa que la humanidad ha repudiado su propia memoria. A los historiadores se les arrincona como muebles viejos. Si hubiera un buen plan de rescate de las humanidades para los colegios, yo empezaría por ahí. Es urgente.

No es un nuevo profeta pero al menos me gusta el estilo de este Krugman porque su teoría económica pasa por ayudar a los parados, a los gobiernos locales en apuros para que mantengan los servicios básicos, por poner en marcha el seguro médico mínimo (base de la implantación de una red de seguridad social)y no le molesta en absoluto hacerlo a costa de subir el impuesto a los más ricos y además tampoco le importa que se aumente la deuda pública los años que sean precisos. Esas son sus recetas para recuperar la economía. Pedirle que invente un nuevo sistema es mucho pedirle por ahora.

No hay comentarios: