Seguidores

Bienvenid@s.En este blog tratamos de seleccionar, analizar y difundir la información útil de actualidad desde el compromiso con valores que priman la justicia social y la igualdad de todas las personas. Intentamos eludir la censura que muchas empresas editoras aplican a sus propios contenidos periodísticos para que no entorpezcan sus objetivos económicos y/o políticos. Necesitamos una nueva forma de transmitir la información y este puede ser un buen formato para empezar de nuevo...

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Saqueo al Estado

Parece que estamos asistiendo al saqueo final: El saqueo a los estados. La voracidad de algunas grandes corporaciones privadas aún no ha tocado fondo. Mientras los gobiernos están comprometiendo seriamente la viabilidad financiera de los estados a medio plazo mediante donaciones de fondos públicos a las compañías culpables de los últimos robos, las multinacion*les ya se han lanzado a pedir más dinero público sin contrapartidas. La última ha sido Gener*l Mot*rs, que ha colgado un anuncio en youtoube que no tiene desperdicio, porque juega con los dos mayores miedos del americano medio: miedo a perder el empleo y miedo a perder la guerra. Yo lo he encontrado a través de una página argentina poniendo en Google: "Gen*ral M*tors pide ayuda" pero sin los asteriscos de seguridad ¿eh?: sale la primera.) El motivo del video es pedir dinero para evitar, dicen, la quiebra.

La novedad de estos anuncios (porque este será el primero de una larga serie) es que las compañías multinacionales ya simplemente piden dinero a cambio de nada, mejor dicho, a cambio de quitarte el miedo que te han inoculado. Ya ni te estafan con un coche que no necesitas. Sólo piden dinero, sin más. Es la ruptura total y definitiva del espejismo del libremercado. Ahora, sin careta, simplemente nos roban y nos lo dicen a la cara con amenazas. No vaya a ser que te dejemos en el paro o que te obliguen a comer rollitos de primavera toda la vida, es su mensaje.

Lo terrible de todo esto es que ese dinero está lastrando gravemente las cuentas públicas. Los gobiernos que se están creyendo (algunos se lo creen porque les interesa creérselo) lo de las quiebras del sistema están apostando todo nuestro dinero a una quimera: ayudar a las empresas que dicen que se han arruinado con la esperanza de que esas mismas empresas nos saquen del atolladero. No ven, son incapaces de entender que cogerán el dinero y correrán en dirección opuesta como han hecho hasta ahora.

El problema es que ese dinero dejará de estar disponible para atender a las necesidades primarias de la población en materia de sanidad, alimentación y educación, que van a ser acuciantes en un escenario de pobreza intensa a medio plazo. El saqueo del Estado puede desembocar en una tragedia de incalculables proporciones. El dinero público, el último recurso que nos queda, está viajando hacia los mismos especuladores que han provocado la quiebra, sólo bajo la promesa de que van a reactivar con él la economía.

Los estados también quiebran. Los nuestros están dando pasos de gigante en esa dirección. Porque dentro de poco tendrán que usar los recursos que ya no tienen para dar de comer a la población. Los que crean que su puesto de trabajo está a resguardo, que se quiten esa idea de la cabeza. Un Estado en quiebra no podrá pagar ni siquiera a sus funcionarios, ni a los parados, ni a los pensionistas...

Pero no hay que terminar con desesperanza. Creo que saldremos adelante, porque los ciudadanos de a pie hoy tenemos mejores recursos que hace 30 años.

No hay comentarios: