Seguidores

Bienvenid@s.En este blog tratamos de seleccionar, analizar y difundir la información útil de actualidad desde el compromiso con valores que priman la justicia social y la igualdad de todas las personas. Intentamos eludir la censura que muchas empresas editoras aplican a sus propios contenidos periodísticos para que no entorpezcan sus objetivos económicos y/o políticos. Necesitamos una nueva forma de transmitir la información y este puede ser un buen formato para empezar de nuevo...

jueves, 13 de noviembre de 2008

Esfuerzo contra las 65 horas semanales

Es mucho lo que los europeos de a pie nos jugamos en la sesión plenaria que celebrará el europarlamento de Estrasburgo a mediados de diciembre. Nos jugamos la sangre y las lágrimas derramadas en Europa durante años para conseguir muchos de los logros sociales que hoy, todavía, medio disfrutamos. Nos jugamos que no nos exploten más. Los gobiernos de varios de los países más poderosos de la Unión Europea han decidido aprobar, por su cuenta, la jornada laboral de 65 horas semanales y tumbar el máximo de algo más de 45 que rige hoy. Una primera puerta abierta a la derrota de los derechos sociales largamente luchados en Europa.

Por una vez, la Eurocámara ha medio reaccionado a tiempo y ha logrado que los ciudadanos tengamos todavía una oportunidad de acabar con tan peligrosa medida. La Comisión europarlamentaria de Trabajo y Asuntos Sociales, rechazó el 6 de noviembre la medida adoptada por los gobiernos citados. Con eso no se acabó la pesadilla. Dicho rechazo, según el reglamento de esta Unión Europea, obliga a la celebración de una sesión plenaria (es decir, del pleno de la Cámara con todos sus Diputados), sesión que se celebrará aproximadamente el 15 y/o 16 de diciembre. Para que el rechazo a las 65 horas salga adelante en contra de los gobiernos citados (entre ellos, paradójicamente está el francés), el pleno debe aprobar el rechazo por mayoría absoluta. Es decir, que hace falta buscar votos de europarlamentarios de debajo de las piedras.

No hay ningún tipo de unidad política en esto, más bien poarece que las sensibilidades varían por países. De este modo, segú he leido en la prensa, casi todos los diputados españoles, incluidos los del PP, van a votar rechazando la jornada de 65 horas. Algo bueno teníamos que tener. Pero puede que ocurra lo contrario en otros países, como el Reino Unido (que casi todos voten a favor de las 65 horas). El caso es que, según la prensa, la Eurocámara está muy dividida, puede que un 55-45. Pero debemos recordar que hace falta mayoría absoluta para tumbar el designio de los gobiernos. Con ese porcentaje ganarían las 65 horas. Tenemos que convencer a muchos europarlamentarios haciendo muchas campañas, inundando sus correos, etc...

Creo que en este mes que resta hasta la celebración de dicha sesión plenaria, deberíamos hacer todo lo que podamos para evitar que se abra esta enorme brecha en nuestros derechos. Circula por ahí una campaña de envío de emails a los eurodiputados que puede ser muy efectiva, sobre todo porque seguramente habrá muchas similares por Europa.

No hay comentarios: