Seguidores

Bienvenid@s.En este blog tratamos de seleccionar, analizar y difundir la información útil de actualidad desde el compromiso con valores que priman la justicia social y la igualdad de todas las personas. Intentamos eludir la censura que muchas empresas editoras aplican a sus propios contenidos periodísticos para que no entorpezcan sus objetivos económicos y/o políticos. Necesitamos una nueva forma de transmitir la información y este puede ser un buen formato para empezar de nuevo...

viernes, 19 de diciembre de 2008

Las 65 horas y los "antisistema"

Creo que la mejor nota de la semana se la lleva, en mi humilde opinión, el diario Público, que es el único periódico español de gran tirada que ayer jueves 18, apostó por tratar la noticia del día como se merece: dándole la gran portada. Después de muchos sufrimientos, la gran mayoría de los los eurodiputados votaron en contra de las consignas marcadas por sus propios gobiernos y rechazaron la jornada laboral de ¡65 HORAS! en Europa. Lo lograron después de difíciles maniobras parlamentarias, necesarias para tumbar un acuerdo adoptado de tapadillo por los líderes de sus partidos y de los ejecutivos que gobiernan en Europa, que pretendían imponer su poder aprobando la medida como directiva europea, lo que les permitía dificultar su rechazo.

La aprobación de las 65 horas habría supuesto el final de los derechos sociales largamente luchados en Europa, desde la mismísima revolución francesa. Habría supuesto la puerta abierta a la explotación laboral, y también la puerta abierta a transgredir otros muchos derechos sociales que hemos adquiridos después de muchos conflictos.

Para la mayoría de los grandes diarios españoles esa no fue la gran noticia. Os comento qué fue noticia ese días para los demás periódicos:

ABC: "Una oleada de cartas sospechosas desata el temor a un ataque biológico"
La Razón: "La familia Real felicita la Navidad" (este para enmarcar)
El Periódico de Cataluña: "Barcelona revoluciona la recogida de basuras"
La Vanguardia: "Zapatero hace oidos sordos al desafío del PSC"
Cinco Dias (¡económico!): "Trabajo pide vuelos baratos para facilitar el retorno de inmigrantes"
Expansión (¡económico!): "Grandes Hedge Funds (fondos de inversión) cierran en España"

Sólo podemos salvar de la quema a los dos siguientes, aunque tampoco apuestan fuerte por el rechazo ciudadano y parlamentario a las 65 horas:

El Mundo: "Aguinaldo fiscal del Gobierno a los banqueros y sus ejecutivos"
El País: "Instancias políticas autorizaron a EEUU las escalas en Guantánamo"

Sólo El País y El Periódico de Cataluña convierten las 65 horas en segunda noticia. El resto o la pierde en una pequeña llamada en portada o simplemente no la considera digna de figurar en la selección de 7 u 8 noticias más importantes del día.

El peligro de que este notición pase desapercibido, es que nadie va a ser consciente del robo la próxima vez que nos intenten dar gato por liebre. Ese es el objetivo de estos medios de comunicación afines al poder. Gente de bien ha tenido que movilizarse de forma extraordinaria esta vez. Esta vez hemos de felicitar a los eurodiputados de todo signo y nacionalidad que se lo han currado, pero ¿seremos capaces de prever el próximo ataque? ¿Seremos capaces de enterarnos? Ese es el reto.

Los "antisistema"

El País se sigue salvando de momento sólo por las grandes plumas y por la calidad de las fuentes de algunos de sus redactores más veteranos (sobre todo de la sección de "España"). Esta vez Juan José Millás viene al rescate con un articulito titulado "Aclaración"(El País de hoy, 19 de diciembre) que no tiene desperdicio. No me resisto parafrasear:

"Esos chicos que se encadenan a las puertas de una reunión del G-8 no son antisistema. Antisistema es el que bombardea un país entero amparado en una documentación falsa fabricada por él mismo. Antisistema es el cómplice de esa acción (...). Antisistema es el juez que en vez de portarse como un poder del Estado hace declaraciones propias de un tonto del culo. Antisistema es el que pretende convertir la Universidad en la correa de transmisión de los intereses empresariales. Antisistema es el banquero que da préstamos a personas que no tienen ninguna posibilidad de devolverlos. Antisistema es el tasador que valora un piso a 100 cuando vale 70 (...) Antisistema, por cierto, son los obispos pederastas y quienes les protegen para que no vayan a la cárcel...(...) Antisistema, en fin, es el sistema..."

Sólo nos queda añadir una cosa, algo que podemos hacer desde casa, cómodamente sentados en nuestro sillón favorito: no sirvamos de correa de transmisión de los vocablos venenosos y nocivos que nos quieren inocular los de siempre. De ello depende nuestra libertad. Si caemos en el despiste de pronunciar una sóla vez la palabra "antisistema" para referirnos a esas personas que luchan por tí, por mí y por ellos, hemos perdido la guerra. Si llamamos "liberación de Ir*k" a la agresión a Ir*k, hemos perdido, tarde o temprano nos invadirán a nosotros. Si llamamos "coches ecológicos" a esas mierdas con ruedas que nos llevan al apocalipsis climático, hemos perdido. Si llamamos te**oristas al ejército que se enfrenta a los invasores en Ir*k, hemos perdido.

No hay comentarios: