Seguidores

Bienvenid@s.En este blog tratamos de seleccionar, analizar y difundir la información útil de actualidad desde el compromiso con valores que priman la justicia social y la igualdad de todas las personas. Intentamos eludir la censura que muchas empresas editoras aplican a sus propios contenidos periodísticos para que no entorpezcan sus objetivos económicos y/o políticos. Necesitamos una nueva forma de transmitir la información y este puede ser un buen formato para empezar de nuevo...

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Lo hemos logrado

Amig@s, en estos momentos ya podemos felicitarnos porque parece que la jornada de trabajo de 65 horas ha sido derrotada en la sesión plenaria del Parlamento Europeo. La mayoría de nosotros ha puesto su grano de arena al escribir directamente a los eurodiputados votantes. Muchos de ellos ya tenían sus ideas claras al respecto y bien que nos lo ha hecho saber en sus respuestas. Los ha habido auténticamente indeseables que nos han mandado a paseo de una forma soez. Que se j*dan. Lo importante es que este es el camino si los ciudadanos queremos formar parte de una Unión Europea que sea de verdad expresión de la voluntad popular de los europeos, es decir, de todos y cada uno de nosotros.

El proyecto de Unión Europea que están defendiendo los ejecutivos de cada estado miembro (nuestros gobernantes) se basa en una primacía del poder económico privado, representativo de los intereses de las mayores corporaciones privadas del continente. Primero la economía. Después los derechos de la gente.

Os recuerdo qué difícil ha sido echar abajo la propuesta de una jornada laboral europea de 65 horas:

Primero la medida fue aprobada exclusivamente por votación de los gobiernos. Una mayoría liderada por esos neocons recién aupados al poder sacó adelante la norma. Sólo la oposición de algunos de los eurodiputados del parlamento dio al traste con lo que pretendía ser una norma que nos aprobasen por la trastienda. Diputados de distintos partidos y países pertenecientes a la Comisión de Asuntos Sociales de la Eurocámara se pusieron a trabajar de inmediato para impedir que saliera adelante y lograron una votación en la que se rechazó la medida. Con esto sólo consiguieron ganar tiempo. Esto les dio (nos dio) derecho a celebrar una sesión plenaria en la que votasen todos los eurodiputados. Para que la medida de las 65 horas quedase rechazada se necesitaba que una mayoría absoluta de la Cámara la rechazase, única manera de tumbar una decisión de los gobiernos unidos. Así ha sido. Felicidades.

1 comentario:

CONCEPCION dijo...

! ENHORABUENA,COMPAÑERO ! TU AYUDA HA SIDO MUY IMPORTANTE.