Seguidores

Bienvenid@s.En este blog tratamos de seleccionar, analizar y difundir la información útil de actualidad desde el compromiso con valores que priman la justicia social y la igualdad de todas las personas. Intentamos eludir la censura que muchas empresas editoras aplican a sus propios contenidos periodísticos para que no entorpezcan sus objetivos económicos y/o políticos. Necesitamos una nueva forma de transmitir la información y este puede ser un buen formato para empezar de nuevo...

jueves, 11 de septiembre de 2008

Las fosas del sistema

Ya sabemos que vivimos en una sociedad que premia a menudo con la fama a los que no han hecho nada importante por los demás. De modo que cuando encontramos por casualidad a algún héroe auténtico, hay que festejarlo. El miércoles pasado encontré una tribuna de uno de ellos en El País. Se llama Francisco Espinosa Maestre, nombre absolutamente desconocido para nosotros porque el sistema se encarga de hacernos perfectamente invisibles a estas personas.

Su profesión es historiador pero su heroicidad consiste en ser la persona que está elaborando el informe sobre la represión franquista que ha sido en parte entregado al juez Garzón. El informe ha logrado identificar a 130.000 desaparecidos o asesinados por la dictadura atroz de Franco y ha permitido dar pistas sobre su paradero a sus familiares. En la tribuna que firmó el otro día en El País, titulada "las fosas y la guerra", nos cuenta que sabe que quedan muchos más por identificar, que quiere seguir el trabajo pero pide la ayuda de organismos que, asegura, no se la están dando como debieran, y los cita expresamente:

-El ejército: tiene en su poder, o debería tenerlo, la documentación de múltiples "Auditorías de Guerra" cuya consulta es muy difícil por su dispersión. Lo único que pide Espinosa es que se concentre toda esa información y se eleve al archivo de Salamanca (al nuevo Centro Documental de la Memoria Histórica) de forma unificada.

-La Guardia Civil: institución que fue brazo ejecutor de la represión en cada pueblo a través de las comandancias militares locales. La documentación generada por esta represión se guardó, según Espinosa, en los puestos correspondientes de la Guardia Civil; de allí pasó a las comandancias de zona. Y de ahí se le pierde el rastro. ¿Dónde está? Que alguien conteste ya, por favor.

- La policía: La represión fue canalizada desde el primer momento, según Espinosa, a través de las Delegaciones Militares Gubernativas de Orden Público, cuyos archivos pasaron, tras la guerra, a las Jefeaturas Provinciales de Policía y allí se mantuvieron al menos hasta los años 80 (en el caso de Sevilla está documentado perfectamente: hasta 1984).

Espinosa arremete contra la "raquítica" Ley de memoria histórica aprobada por el Parlamento a iniciativa del Gobierno, de la que dice que ha sido ampliamente superada por la iniciativa del juez garzón, iniciativa que, paradójicamente, ahora apoya el Gobierno. Una muestra de cómo lass instituciones pueden llegar a perder el norte en un asunto que no debería admitir ambigüedades: lo explica perfectamente Espinosa: "El objetivo del movimiento por la memoria histórica no es castigar a los responsables de la represión franquista sino identificar a las víctimas, facilitar información a sus familiares y permitir su digna sepultura". Así de simple, porque se trata de cumplir derechos fundamentales.

Si permitimos que nos nieguen algo tan simple, que nos falten el respeto, es que ya hemos empezado de nuevo la cuenta atrás de la próxima masacre.

No hay comentarios: