Seguidores

Bienvenid@s.En este blog tratamos de seleccionar, analizar y difundir la información útil de actualidad desde el compromiso con valores que priman la justicia social y la igualdad de todas las personas. Intentamos eludir la censura que muchas empresas editoras aplican a sus propios contenidos periodísticos para que no entorpezcan sus objetivos económicos y/o políticos. Necesitamos una nueva forma de transmitir la información y este puede ser un buen formato para empezar de nuevo...

lunes, 27 de octubre de 2008

Análisis: El mundo después del crash

Querid@s amig@s: una vez más tengo que recomendar a un buen periodista aislado en medio de esta marejada inmisericorde que sufre el periodismo en todo el mundo. Ya he hablado de él otras veces aquí pero no me importa repetir cuando saca algo nuevo. Joaquín Estefanía, como es bueno, escribe cada vez menos en el diario que llegó a dirigir (El País). El capital humano que sobrevive en ese periódico es inmenso. De vez en cuando asoma el morrito por los huecos que les dejan a los viejos sabios para que analicen una coyuntura. Ayer domingo volvió este gigante para hacer en dos patadas un retrato de la llamada crisis, en un artículo a doble página titulado "El mundo después del crash".

No digo que vierta opiniones tan osadas como las que yo mismo tengo oportunidad de publicar aquí (es mi blog y no dependo de nadie). Pero llega casi tan lejos (sólo le falta la opinión desnuda que no le permiten dare en ese medio), y con una didáctica de agradecer.

Para los que no tienen acceso a ese artículo, les resumo algunas ideas: Dice Estefanía que el intervencionismo de los estados en la economía después de la Depresión del 29, inspirados en las teorías proteccionistas de Keynes, conformó la "edad de oro del capitalismo: el mundo creció mucho y los países más avanzados en ese crecimiento construyeron entonces su estado del bienestar". Recuerda Estefanía, que en el momento de máximo apogeo Keynes se vio tan investido de razón y autoridad que le pidió (por carta al New York Times) al Presidente de Estados Unidos más intervencionismo todavía: "atención al incremento del poder de compra (del Estado) resultante de los gastos públicos financiados mediante créditos". Es decir, el Estado debe invertir en todo, el Estado mueve la economía, no el mercado. Es decir, "ES EL ESTADO, ESTÚPIDO" en lugar de ese posmoderno "ES LA ECONOMÍA, ESTUPIDO", con el que insultaban los neocons a los proteccionistas en los noventa.

Esa prosperidad quedó rota por el inicio de lo que Estefanía llama la "revolución conservadora": la situa en los 70 y 80: Reaganismo, Thatcherismo, y sus neoconservadores toman el poder con dos "dogmas" sacrosantos a los que a ningún ser humano se le permitía contestar (Vargas Llosa es un iluminado víctima de estos dos conceptos):

1.Que las reducciones de impuestos se autofinanciarían
2. Que los mercados financieros se autorregulan.

¿Os acordais del"pobre" de Gre*nspan (el jefe de la reserva Federal) en la entrada que saqué el viernes, prácticamente llorando de impotencia por no poder comprender cómo los mercados financieros a los que él vigilaba, finalemente no se autorregularon? Para este hombre terriblemente equivocado, es como si de pronto le hubieran dicho, a sus setenta y muchos, que los reyes magos son los padres.

Si ya está demostrado que los estados crecen económicamente con sistemas intervencionistas (más izquierdistas, para entendernos, más de protección social etc...) que liberales, a partir de ahora nadie podrá defender el modelo neocons. Este modelo sólo ha servido para enriquecer a personas concretas (ya sabemos que es un robo), no para el bien general. Es evidente, esto tiene demostración empírica.


Recomiendo, por tanto ese artículo, publicado ayer domingo (páginas 18 y 19) en la sección de Economía. Conviene "fichar" a Estefanía porque no abundan los buenos analistas últimamente. Por eso os informo de que también lo podeis ver al menos un par de veces por semana como tertuliano en Los Desayunos de TVE, a las 9 de la mañana. NO es tan agudo como escribiendo (entre otras cosas porque estos formatos televisivos son poco agradecidos con las reflexiones), pero creo que en general se trata de uno de los mejores programas de análisis de la actualidad que hay hoy en la tele, lo cual es fácil. Aunque, como siempre, es heredero de la "peste del tertuliano", que debe oipinar de lo que no sabe. Creo que Estefanía también lo hace bien en esto, y opina realmente de lo que sabe.

No hay comentarios: