Seguidores

Bienvenid@s.En este blog tratamos de seleccionar, analizar y difundir la información útil de actualidad desde el compromiso con valores que priman la justicia social y la igualdad de todas las personas. Intentamos eludir la censura que muchas empresas editoras aplican a sus propios contenidos periodísticos para que no entorpezcan sus objetivos económicos y/o políticos. Necesitamos una nueva forma de transmitir la información y este puede ser un buen formato para empezar de nuevo...

martes, 28 de octubre de 2008

"Es el Estado, inculto"

"Es el estado, inculto". Propongo que acuñemos esta frase aquellos que ya sabemos que los estados y sus correspondientes organizaciones supranacionales (ONUs, UEs, FAOs etc...) deben avanzar muchos pasos para coger las riendas de la vida económica mundial. La frase, para los que no lo sepan, es una nueva versión del famoso "Es la economía, estúpido" que los neoconservadores que regían el mundo desde la década de los 80 escupián a la cara de los "estatistas" o partidarios del control estatal de la economía.

Era el Estado, qué duda cabía. La duda que cabe está en saber si nos dejarán tener razón, pero eso es harina de otro costal. La prensa nos brinda cada día más ejemplos de por dónde deben ir las transformaciones. Por ejemplo, el cierre de Nissan en España. Una empresa que según publica hoy la prensa ha recibido, desde 2005, alrededor de 50 millones de euros de ayudas públicas. Esto significa que hemos estado pagando con dinero público el sueldo de los trabajadores españoles de esta fábrica. ¿Qué hemos recibido a cambio? Un cierre empresarial con miles de despidos y sin contraprestaciones. Y parados sin alternativa.

Gran parte de las subvenciones concedidas han vulnerado el objetivo de las mismas, que es formar un buen tejido productivo, tecnológicamente avanzado. Más de 25 millones se los hemos dado a al consorcio francojaponés ¡para que desarrollen las patentes de dos todoterrenos! Estamos todavía aplicando la vieja máxima de que inventen ellos y les estamos pagando para eso.

El Estado puede y debe ser mucho más ambicioso. Parece que estábamos tan instalados en el dogmatismo neocons que les daba vergüenza. Lo primero que deben hacer nuestros gobernantes es perder la vergüenza a intervenir activamente en nuestras esconomías. Desde luego haber subvencionado con 50 millones de euros los puestos de trabajo que proporciona una multinacional extranjera no parece una gran intervención para los trabajadores, más bien lo ha sido para la multinacional que se marcha con la música a otra parte tras haber cobrado el dinero público.

Otra cosa apasionante, hoy sale también en la prensa que tres de las entidades culpables de la hecatombe económica mundial (sólamente estamos contando a tres) han pagado casi 150.000 millones de dólares en sobresueldos a los directivos causantes de la debacle entre 2005 y 2007, por lo bien que lo han hecho. Lo consigno aquí para que no se nos olvide nunca. Os recuerdo que los ciudadanos de ese país han desembolsado 700.000 millones (es decir, sólo 6 veces más de lo que se han llevado estos chicos en sobresueldos) para inyectar liquidez y nacionalizar de pacotilla a los bancos cuya gestión han llevado personalmente estos lumbreras. Y no estamos incluyendo aquí a los dueños de esos chiringuitos, sino sólo a los famosos "becarios-directivos" con su caja de cartón.

No hay comentarios: