Seguidores

Bienvenid@s.En este blog tratamos de seleccionar, analizar y difundir la información útil de actualidad desde el compromiso con valores que priman la justicia social y la igualdad de todas las personas. Intentamos eludir la censura que muchas empresas editoras aplican a sus propios contenidos periodísticos para que no entorpezcan sus objetivos económicos y/o políticos. Necesitamos una nueva forma de transmitir la información y este puede ser un buen formato para empezar de nuevo...

martes, 7 de octubre de 2008

Ciudadanos al rescate

Querid@s lector@s: una vez más la mayoría de los medios de comunicación consiguen ser correa de transmisión de los miedos que los poderosos estafadores de este planeta quieren transmitirnos. En estos días, el miedo o miedecillo se ha instalado en las mentes del ciudadano medio de todo el planeta (el que tiene ahorrillos, vamos): "¿estarán seguros mis ahorros?" Esta demoledora pregunta ha conseguido que todos traguemos con lo que nos echen.

Y lo que nos echan no es otra cosa que una serie de planes de "rescate" que la mayoría de los ciudadanos esperan con auténtica ansiedad, expectantes, atentos a sus pantallas. Los estafadores han conseguido que la pregunta del millón estos días no sea: "quién es el culpable?" "¿va a pagar por ello?", sino "¿ha aprobado ya el Gobierno elevar el nivel de garantía de los depósitos?". Muchos de lo que se hacen esta pregunta hace un mes creían que los depósitos eran unos bidones. Pero hoy el españolito/sueco/finlandés/italiano etc... medio está sentado en su sillón preguntando amargamente al primero que pase: ¿"qué hay de la garantía de los depósitos?" En definitiva, "Mi dinero ¿está seguro?".

Nos tienen tan atareados que así impiden que pensemos en lo que realmente está ocurriendo, hechos objetivos que vamos a resumir así:

1. Los gobiernos de todo el mundo están lanzando planes de "rescate" multimillonario con el dinero público (o sea, dinero del mismo que preguntaba arriba por sus ahorros), y dicen que lo hacen para "salvar la economía" de una quiebra provocada por la codicia de una serie de personas, que son responsables y culpables de todo ello.

2. Con esta medida, estos Gobiernos lo que salvan realmente es el sistema económico que nos ha conducido a esta situación, ya que nadie ha propuesto medidas de entidad capaces de evitar futuros desastres. Simplemente nos dicen que los planes de rescate contriburán a que el sistema siga funcionando tal cual.

3.Esos mimso gobiernos no supieron o no quisieron evitar ese formidable robo y la consiguiente catástrofe, tampoco es de prever que lo hagan en el futuro.

4. En ningún momento se ha hablado de que esos planes de rescate sean abonados por aquellas personas y/o empresas que han provocado la hecatombe económica, pese a que todos tienen nombre y apellidos y son conocidos.

5. Nadie se ha preguntado si el sistema sirve o no sirve, los análisis realizados hasta ahora se reducen a tratar de averiguar qué ha funcionado mal dentro del sistema. El sistema en sí mismo no ha quedado cuestionado, pese a que han fallado todos los motores motores o pilares del mismo: todo el sistema financiero, las medidas reguladoras de los gobiernos democráticos, los mercados de capitales y en breve lo hará la producción de bienes y servicios.

6. Es decir, no hay nada que se salve en todo el sistema. Pero nadie se ha cuestionado el sistema.

7. El resumen de todo esto es que una serie de personas se han beneficiado materialmente de un sistema al que han exprimido como una fregona. Una vez extraída toda la sustancia, se han marchado a sus casas cargados de dinero y han dejado al mundo sin dinero, así, literalmente. No hay dinero porque se lo han llevado y ahora el único dinero que existe en este planeta es el de los ciudadanos que está en poder de los gobiernos vía impuestos. Parte de ese dinero se quiere utilizar ahora para restaurar sin preguntas el sistema que ha beneficiado a unos pocos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Y si dejáramos de consumir, de ver la televisión, de leer los periódicos o escuchar la radio y nos preguntáramos qué es lo que realmente es necesario para ser feliz y qué no? El sistema se iría la mierda entonces y nosotros recuperaríamos nuestra dignidad. Pero no estoy segura de que estemos dispuestos a abandonar Matrix.