Seguidores

Bienvenid@s.En este blog tratamos de seleccionar, analizar y difundir la información útil de actualidad desde el compromiso con valores que priman la justicia social y la igualdad de todas las personas. Intentamos eludir la censura que muchas empresas editoras aplican a sus propios contenidos periodísticos para que no entorpezcan sus objetivos económicos y/o políticos. Necesitamos una nueva forma de transmitir la información y este puede ser un buen formato para empezar de nuevo...

viernes, 24 de octubre de 2008

La refundación del abuso (refundación del capitalismo II)

Es necesario clarificar las informaciones que cada día nos está colando la sección de Economía de los principales diarios. No doy abasto en estos tiempos de robo flagrante. Lo que trato de hacer es traducir sin más artificios las informaciones que los medios tratan de una forma sesgada, lo que nos impide enterarnos al primer vistazo. Así que allá voy con los desatinos de hoy.

Los países llamados emergentes (antes llamados en vías de desarrollo pero que hoy por hoy tienen más pelas y por tanto más fuerza, como México, Indonesia, Corea del Sur etc...) están también afectados por la crisis, principalmente por la caida del precio de las materias primas (esas que hace apenas unos meses los especuladores hacían subir y subir, en pleno apogeo de su despreciable avidez).

Muchos de estos países han pedido ayuda a al Fondo Monetario Internacional, el FMI, una institución que se ha hecho famosa precisamente por no tener ninguna conmiseración con el débil y exprimir cada dólar de deuda de los países pobres o emergentes en beneficio del rico. El FMI está controlado por los norte americanos, por lo que se convertirá, en estos tiempos de crisis, en un instrumento para premiar con un crédito salvador a los amigos y despreciar sin crédito y con exigencias de amortización inflexible al enemigo.

Así que primer minipunto para el equipo de los de siempre.

Por otro lado viene el gran estadista europeo por antonomasia y lanza un paquete de medidas destinadas a fortalecer el hábito consumista en la población francesa. Vamos a abrir los comercios todos los domingos, que se arruinen los comerciantes pero que no me cierren el Carrefour, que la cago, viene a pensar este señor. Y además ha empezado a bajar impuestos, todo lo contrario de lo que aconseja incluso el último Nobel de Economia, el repentinamente famoso Krougman, que dice que la salvación está en la inversión pública (o sea, en carreteras y trenes, para entendernos). Otro que tampoco acierta aunque hay que reconocer que se acerca un poco más que el dueño de Francia.

Segundo minipunto para ahondar en la pérdida de derechos para las víctimas reales de toda esta situación.

El tercer minipunto me lo he guardado para el final, contrariamente a lo que aconseja la práctica periodística tradicional. Pero es que lo de Alan Gre*nspan, ex presidente de la Reserva Federal (el Banco de España americano) causante de la debacle financiera internacional con su deliberada miopía, es, incluso, para santigüarse.

El "pobre" hombre ha tenido que reconocer que algo de culpa tuvo, pero poca. Básicamente, ha dicho, por no darse cuenta de que los bancos no se autorregulan solos. ¡¡¡El responsable mundial absoluto de vigilar los mercados internacionales para evitar que cometan desmanes ha reconocido que los dejaba vigilarse solos!!! ¿Harán lo mismo los Alcaides de las prisiones con los corredores de la muerte? Seguro que no, seguro que estos saben que los presos no se vigilan solos y si pueden se fugan.

Pero la crónica del corresponsal de El País de hoy, 24 de octubre de 2008, no nos permite dudar. Textualmente, dice que Gre*nspan reconoció el "error" de presuponer que las instituciones financieras se vigilarían entre ellas, para preservar sus intereses y los de sus accionistas. Lo peor de esta gravísima declaración es lo que hay detrás: si nos fijamos bien, los dueños de la política y de la economía mundial de los últimos 20 años actuaban bajo el respaldo de teorías sobre el comportamiento humano totalmente descabelladas. Más de 20 años hemos estado gobernados por creyentes en la autorregulación de los mercados.

Algo tan anacrónico como creer que el egoísmo de cada uno sirve de perfecto contrapeso al de los demás, creando con ello un equilibrio perfecto entre la oferta y la demanda de bienes y servicios. Exactamente, una versión economicista de la creencia en la existencia de Santa Claus o los reyes magos. La realidad siempre ha ído por otro camino: la corrupción no se basa en el equilibrio de egoísmos personales, sino en la cooperación de los corruptos para repartirse el botín. Los mejores traficantes son los que cooperan, no los que matan entre sí. Pero, para desgracia de gran parte de la humanidad, eso no sale en las pelis que ve el señor Gre*nspan.

Y dejo el último comentario para el firmante de esa crónica de El País, que dice ser corresponsal en Nueva York. El solito, sin encomendarse a nadie, ha decidido adjudicar al humillado y culpable Gre*nspan el título de maestro. Puede ser un lapsus, proveniente de cuando a este tipo todo el mundo lo consideraba un dios. Pero ahí tenemos a este profesional del periodismo, que a lo largo de la crónica le adjudica repetidamente los títulos de Maestro y de Gurú.

Y os dejo con otra frasecita de este señor, que habló así ante el Capitolio (Congreso) norteamericano: "aún no puedo entender cómo pasó". Eres el único, hijo, pero casualmente tenías que haber sido el único en entenderlo.

No hay comentarios: