Seguidores

Bienvenid@s.En este blog tratamos de seleccionar, analizar y difundir la información útil de actualidad desde el compromiso con valores que priman la justicia social y la igualdad de todas las personas. Intentamos eludir la censura que muchas empresas editoras aplican a sus propios contenidos periodísticos para que no entorpezcan sus objetivos económicos y/o políticos. Necesitamos una nueva forma de transmitir la información y este puede ser un buen formato para empezar de nuevo...

jueves, 9 de octubre de 2008

Todas las medidas para los bancos, ninguna para sus víctimas

Buenas, vuelvo al ataque con más artillería contra las medidas que están adoptando nuestros gobiernos en esta mal llamada crisis. Porque no voy a llamar crisis a una estafa a escala planetaria. Si alguien nos robara un fajo de billetes en nuestras narices lo llamaríamos robo, hurto o atraco, según el procedimiento, pero a ninguno se le ocurriría ir a la comisaría a poner la denuncia y decirle al guardia: "me ha venido una crisis de 200 euros por el procedimiento del tirón".

Pues eso, ojo que muchas veces nos vencen con las palabras. Ya lo decíamos hace poco, muchos medios de comunicación atuales llaman pirata al que roba con un barco, pero al que roba con una flota lo llaman almirante. Pero a lo que íba.

En la entada anterior hemos advertido cómo los gobiernos han apostado por hacer lo único que se atreven a hacer, darle todo el dinero público que puedan a los bancos porque creen que el sistema financiero sufre una enorme crisis de confianza que pueder ser el inicio de una debacle económica sin precedentes. La teoría imperante dice que si los bancos no son fiables, la economía entera se hundirá porque depende de sus préstamos para sobrevivir. Los políticos actúan con miedo y con favoritismo ante esta amenaza, quieren ser reelegidos.

Pero la quiebra de la confianza es tal que hasta la Reserva Federal de Estados Unidos (por pura deseperación) ha cometido el "sacrilegio" de saltarse a los bancos y prestarle el dinero directamente a las familias y empresas. ¡Haber empezado por ahí! ¿Qué tal si dejamos que se pudran de una vez las entidades financieras causantes de todo esto y exigimos a nuestros gobiernos que destinen todo ese dinero a apoyar directamente a la economía real, es decir, a la pequeña empresa, a los hipotecados, a los parados, etc...?

¿Por qué hay que pasar necesariamente por la banca privada? ¿Por qué es obligatorio, por ejemplo, cobrar las nóminas a través de entidades financieras, si la gente no se fía de ellas?? Podemos exigir una banca pública, es perfectamente factible y hoy en día todos los mercados aplaudirían la medida: se fían de los Estados, no de los bancos privados.

Amig@s, que no nos asusten, si quiebra el sistema financiero los hipotecados del mundo darán asaltos de alegría, no tendrían a quien devolverle el dinero. Aquí no perdería nadie, ni siquiera los banqueros, que ya se han enriquecido más de lo que podrán gastar en su vida.

Pero no van por ahí los vientos. En vez de beneficiar a las víctimas, que son los ciudadanos, las medidas que se están adoptando por parte los gobiernos occidentales sólo se dirigen a apuntalar como sea el sistema financiero privado causante de la debacle sin exigirles apenas contrapartidas. Analicemos las últimas, que son toda una carta de naturaleza de hasta dónde deja el sistema llegar a nuetros gobernantes: En una acción concertada, los principales bancos centrales del mundo (USA, UE, Reino Unido y algunos más) han decidido rebajar nada menos que medio punto el precio del dinero. De nuevo, una medida destinada a crear ambiente para que los bancos decidan de nuevo fiarse unos de otros y prestarse el dinero entre sí.

Siempre nos han vendido que si eso ocurre, esa bajada de tipos tiene que repercutir, a su vez, en una rebaja del euríbor, que es el tipo de interés variable que afecta a las hipotecas. Sin embargo, ya nos están avisando los expertos y autoridades monetarias de que esta vez puede que no sea así. Es decir, amig@s, para que entendais esto: los bancos centrales de varios países, que juegan con las reservas monetarias de sus ciudadanos, han vuelto a meter una pala de dinero en los bancos culpables de la cosa y encima no nos aseguran que no vayan a apretar de nuevo la tuerca de la subida de las hipotecas. ¿Se puede superar esta desfachatez? Si nos lo han colocado y nos lo hemos creido, ya pueden cascarnos cualquier cosa.

Pasemos a otra cuestión: los controvertidos fondos de rescate para los bancos. Aquí, en España, como sabeis, el Gobierno ha aprobado un fondo de hasta 50.000 millones de euros para adquirir activos financieros que llaman de alta calificación crediticia (que han sacado buenas notas como producto financiero). Pero ocultan que las agencias (empresas) que han puesto esas altas calificaciones son las mismas que han dado sobresalientes a todos los bancos que se están yendo a la quiebra en el mundo.

Es curioso, pero ni el más prosistema de los analistas financieros es capaz de refutar que ningún gobierno va a poner en marcha mecanismos fiables para saber si los bancos va a emplear ese dinero en dar créditos a empresas y familias, que es su anunciado destino. Por el contrario, es posible que ese dinero vaya a parar a sanear las cuentas del banco, es decir, en este caso, a cubrir créditos de morosos.

Mientras tanto, a nadie se le ha opcurrido ayudar al moroso. ¿Alguien está oyendo hablar de la desgracia económica del moroso hipotecado que no sólo va a perder la casa, sino hasta su sueldo? Sí, porque lo aque sale en la tele como gran noticia es lo siguiente: "No se preocupen por el sistema financiero español; aquí el hipotecado no sólo responde con la casa, responde con todos sus bienes". Traducido, el alegre y triunfal presentador del telediario quiere decir que mientras en Estados Unidos, el moroso sólo pierde la vivienda, aquí el moroso puede despedirse de una vida digna, porque un juez le confiscará, además, todo bien que posea (incluido su sueldo) excepto el salario mínimo interprofesional hasta que logre pagar toda la deuda, que será nunca en su vida.

Ya puestos, ¿por qué no un fondo de rescate del moroso, por ejemplo? ¿Y otro para el que no tiene nada de nada?

1 comentario:

Anónimo dijo...

El Bancoii, es uno de los pocos bancos afectados por la crisis mundial.

Su inteligente desición de invertir en proyectos sostenibles, le hace posible seguir creciendo y posicionandose en el mercado como una banco privado seguro.

Visitenos y le atenderemos en tiempo real.

Banco Internacional de Investimentos
cv@bancoii.com
www.bancoii.com